Si hay que elegir en Asturias actividades para un fin de semana o un puente corto nosotros os proponemos realizar dos de las actividades que más nos gustaron de la zona, la ruta del Cares y los lagos de Covadonga.

Nuestra recomendación es empezar con la ruta del Cares, algo más exigente que la visita a los Lagos.

La ruta del cares

La ruta del cares os recomendamos empezarla en Poncebos (Asturias)  y acabarla en Caín (León) para luego volver de nuevo, se puede hacer a la inversa pero el acceso en coche es tedioso teniendo que subir atravesando los Picos de Europa.

Es una ruta de unos 24 kilómetros y la duración es de aproximadamente unas 8 horas entre la ida y la vuelta, según el ritmo de cada uno y si se para a comer o no, esta ruta se extiende por la Garganta Divina en un sendero escarbado y junto al acantilado acompañando el río Cares que le da su nombre a la ruta.

Hasta la mitad del camino quizás la ruta no nos parezca todo lo impresionante que acaba siendo, ya que cuanto más ascendemos más se estrecha la senda hasta acabar siendo un sendero de metro y medio o dos metros aproximadamente que da lugar a las maravillosas vistas desde los acantilados del río y sus cascadas, atravesaremos puentes, túneles escarbados en la piedra y zonas con vistas de vértigo para llegar a Caín, un pueblo en lo alto de esta montaña con un maravilloso prado y un restaurante acompañado de unas pocas casas más al lado del río.

Ruta del Cares
Ruta del Cares

Hasta casi el final del trayecto estaréis acompañados de cabras por todos los rincones, en busca de cualquier bocado que os puedan robar, pero que enriquecen el paisaje más aún si cabe con su presencia, viéndolas escalar por paredes imposibles.

Cabra en la ruta del cares
Cabra en la ruta del cares

No es una ruta recomendable para gente con mucho vértigo porque hay alturas considerables y aunque tampoco es de mucha complicación hay que decir que hay que tener cuidado con los niños y no despistarse puesto que no hay seguridad en los laterales que dan a los precipicios, por lo que es recomendable que los niños paseen por el interior de la ruta.

Acordaros de usar calzado adecuado y no estrenarlo.

Los lagos de Covadonga

A los lagos de covadonga les precede una visita a la Basílica de Covadonga, la estatua en bronce de Pelayo, la santa cueva y a la cascada que se encuentra junto a ella, también podemos ver la Campanean, una campana de 4000kg y tres metros de altura, todo ello en un paisaje imponente en la colina de la montaña.

Es aquí donde tendremos que dejar el coche y coger un autobús, este autobús os llevara hasta lo alto de la montaña al inicio de la ruta que recorrerá los lagos.

Estos lagos son lagos fglaciales y según la estación podréis visitar dos o tres lagos, el lago Enol, La Ercina y El Bricial este último sólo aparece en épocas de deshielo.

El paisaje que nos encontramos en lo alto de la montaña rodeado de los lagos no tiene comparación, además de poder encontrarnos ganado pastando en los alrededores de los lagos.

Lago de Covadonga

Arriba hay un bar dónde comer o tomar algo antes de volvernos por si no llevamos nada preparado.

Si os sobra tiempo en alguno de los días y tenéis ganas de hacer algo más que no sea descansar os proponemos dos planes para finalizar el día, acercaros a llanes y su mirador para disfrutar de una impresionantes vistas, o bien podéis acercaros a alguna de las cuevas donde realizan el cabrales, no os dejaran acceder a la parte final de la cueva dónde se está curando el queso para no afectar a los hongos que se encargan de este proceso, pero aún así merece la pena acceder a las primeras secciones y ver los montajes que tienen simulando las zonas interiores. Nosotros fuimos al museo que se encuentra en el mismo pueblo de Cabrales y merece su visita.

Llanes

Si disponéis de un día más también os podéis animar a hacer el tan famoso descenso del sella para culminar un puente de actividades, aunque quizás os apetezca descansar y disfrutar de la paz y un día de descanso que los paisajes de la zona os brindan.

Descenso del Sella