En esta segunda parte del Camino de Santiago os contamos como fue el camino desde Tui hasta Mos, aunque realmente nuestra caminata de ese día realmente estaba prevista hasta O Porriño, pero finalmente se extendió un poco más y por eso acabamos en Mos.

He de decir que desayunamos en el Bar Biper (Av. de la concordia 8), y lo menciono porque nos dieron un muy buen desayuno a un módico precio (no recuerdo cuanto era exactamente pero creo que unos 2,5 € o 3€). Por lo que si pasas por Tui, recomiendo que desayunes allí.

Una vez salimos del bar nos encaminamos hacia el paseo del General Mola, hasta que nos cruzamos con la calle Canónigo Valiño, para acabar pasando al lado de la Iglesia de San Bertomeu. Justo en este punto dejamos la iglesia a nuestra izquierda para continuar por un camino de tierra. Después volvíamos a salir a la carretera, pero sólo para cruzarla y volver a adentrarnos en un camino de tierra entre árboles.

Justo pasado ese cruce de carretera y al lado del río Louro nos encontramos con una escultura de un Peregrino. En este punto da la sensación de que el camino continúa por el puente romano que se ve detrás de esta escultura, pero no, dejamos a un lado el puente  y continuamos por un camino de tierra, Camino Barros.

Desayuno

Una vez llegamos a Ribadelouro, el siguiente pueblo con el que nos encontramos, pasamos por unas calles y vamos a dar a una en particular donde hay unas 4 cruces en un césped. Cuando las veáis fijaros bien en un cartel que hay en frente, porque ahí es donde explican una alternativa nueva al camino y conviene hacer ese nuevo itinerario, porque si no os pasará como a nosotros, que acabamos pasando por un polígono industrial, que si no recuerdo mal se extiende durante unos 4 km…. ¡Un horror!

De todas formas, aquí os dejo una foto que tomé al cartel para que lo estudiéis antes de ir, porque a nosotros se nos pasó por completo ese desvío.

Camino de santiago

Del momento Polígono industrial no tengo ninguna foto, la verdad no nos motivó mucho para hacer fotos, y menos aún cuando veíamos que el paisaje de fábricas parecía no terminar nunca.

Una vez se acerca el final de ese camino entre fábricas cruzamos por una pasarela metálica que pasa por encima de unas vías del tren. Nada más cruzar esa pasarela lo que se espera es  encontrar un paisaje de nuevo más agradable, y aunque no era tan horrible con el polígono no deja de ser una carretera en línea recta, eso sí llena de bares y algunos comercios, como alguna farmacia, que os aseguro que viene bien, por si en vuestra andadura habéis tenido algún problema que otro con ampollas en los pies, etc.

Como os contábamos al inicio del post esta etapa la queríamos hacer hasta O Porriño, aunque es cierto que lo más común es que se haga la etapa desde Tui hasta Redondela, o Mos, donde acabamos nosotros finalmente. Lo que nos sucedió fue que al llegar a O Porriño nos encontramos con que el único albergue que hay estaba cerrado, por lo que nuestras opciones eran o coger ya un hostal u hotel allí o continuar hasta Mos, donde ese albergue si estaba abierto. El albergue estaba cerrado por desinfección, desconocemos lo que sucedería para que no estuviese abierto en plena semana santa, pero hubiese estado bien por parte del ayuntamiento del pueblo, ya que el albergue es público, que hubieran habilitado algún otro lugar donde poder pernoctar. Pero bueno, nosotros decidimos continuar los 6 km que hay hasta llegar a Mos.

El único inconveniente del albergue de Mos es que tiene menos capacidad, en concreto para unas 16 personas, aunque es cierto que nosotros llamamos antes para asegurarnos de si estaba muy lleno, y nos dijeron que en caso de llegar y no haber sitio disponían de unas habitaciones en una casa rural que nos habilitarían para pasar la noche.

En cuanto al Albergue en Mos, he de decir que es el que menos me gustó de todos en los que estuvimos durante el camino. Había dos baños, uno de hombres y otro de mujeres. Cada uno con tan sólo una ducha y un váter, además del lavabo claro. La ducha no tiene nada que delimite el agua y al final acaba todo el suelo del baño empapado, algo que es incómodo, y más aún cuando en el baño te juntas más de 3 personas. En este albergue no expiden la credencial, no dispone de lavadora ni secadora. Un dato importante si madrugáis y queréis desayunar en el bar de enfrente (que son quienes gestionan el albergue), informaros bien antes de a que hora abrirán al día siguiente por la mañana, ya que nosotros nos fiamos de un cartel que había en el albergue donde indicaba que abrían a las 07:30 de la mañana, y nos llevamos una sorpresa cuando lo vimos cerrado.

Camino de santiago