Tras la vuelta del Camino de Santiago (Camino Portugués) os queremos contar que hemos llevado en nuestra mochila que hemos echado en falta y que nos ha sobrado.

Nuestras mochilas eran unas mochilas de 45 litros y vienen equipadas con un cubre mochilas impermeable, lo cual no es necesario si llevas una capa que cubra la mochila, pero venía en el pack.

 

Que llevamos en nuestra mochila

Además de lo que llevábamos puesto: camiseta, pantalón, forro, cazadora y las botas con las que íbamos a caminar, en ellas metimos:

6 mudas, los calcetines eran antiampollas, mejor prevenirlas de todas las maneras posibles.

Una capa de agua que te cubra a ti y la mochila.

Gorro de lana, gorra, una braga para el cuello y guantes.

Dos forros polares.

Dos camisetas de manga corta.

Dos camisetas transpirables.

Dos pantalones largos.

Un pijama (en nuestro caso para usarlo para estar por el albergue).

El saco de dormir (5º-15º).

Unas chanclas. Tanto para descansar los pies como para ducharse, por lo que mejor de plástico tipo hawaianas.

Tapones, los agradeces si te toca dormir al lado de alguien demasiado ruidoso.

Dos bastones para caminar (lo más ligeros posibles).

Una cantimplora.

Una navaja multiusos, muy útil para los bocadillos.

mochila

En cuanto a la tecnología llevábamos un ipad/ebook un móvil un cargador portátil y un cargador con varias entradas usb. El ipad/ebook lo agradeceréis al llegar y poder leer un rato si os gusta leer, sino siempre os podéis llevar un libro, pero es recomendable llevar alguna lectura ligera.

 

Que echamos en falta

Lo único que echamos en falta fue un calzado alternativo. Para la época en la que fuimos (semana santa) podrían haber valido unas sandalias de cuero que agarrasen bien el tobillo, esto sobre todo si sabes que hará buen tiempo. Nosotros al final nos hicimos con unas zapatillas como segundo calzado para pasear por las zonas al llegar.

 

Que nos sobró

Y lo que nos sobro fue peso en la mochila, reduciría ropa, los albergues muchos de ellos tienen lavadoras e incluso secadoras. Llevaría menos camisetas, solo las transpirables y un forro menos, sobre todo si hay pronostico de temperaturas altas, la cazadora la habría cambiado por una mas ajustada y menos calurosa, mas del tipo cortavientos abrigado.

 

Otros consejos

Recordad siempre poner lo mas pesado cerca de la espalda y abajo, ademas de lo que menos vayáis a usar.

La mochila dependerá mucho del tiempo y la estación en la que os encontréis, mis recomendaciones siempre serán las mismas, la ropa justa, tecnología justa y el calzado adecuado.

El calzado es lo más importante. Lo mejor es llevar unas botas hechas a ti, nada de estrenar, y si hace calor y sois calurosos optar por calzado más fresco, el sudor os puede provocar ampollas.

Tuvimos que hacer varios cambios de calcetines durante las rutas tras darnos cuenta que el primer día no lo hicimos y al día siguiente teníamos ampollas, mantener el pie seco es importante para no padecerlas muy rápido. Además de esto nosotros nos untábamos vaselina por la mañana y noche y en algún cambio de calcetines que otro para evitar rozaduras.

En nuestro caso nos llevamos la cámara réflex, si nos preguntáis si la volveríamos a llevar, la respuesta es sí. Pero siempre que no afecte a cargar demasiado peso, nosotros nos llevamos el cuerpo y dos objetivos, siendo uno de focal fija y reducido tamaño por lo que no era excesivo.

Mientras caminábamos no hacíamos muchas fotos, pero al llegar a los sitios siempre iba al cuello. Nuestro consejo es que si tenéis una compacta, y no os desagrada la idea, quizás usar esta es la mejor opción o incluso si el móvil tiene buena cámara usar éste mismo. Aquí entra en juego vuestra alma de fotógrafo y la decisión final, ahora recordad que cada gramo lo tendréis que llevar a cuestas y es lo más duro del camino.

Esperamos que estos consejos ayuden a los futuros peregrinos.